La renovada carretera y el embudo de la Almadraba


Es preciso hacer constar que las citadas obras se han llevado a cabo sin tener en cuenta por lo visto que, para acceder a esa renovada carretera, es necesario atravesar la barriada de la Almadraba, zona sin control, que actuará de embudo, haciendo inservible todo el esfuerzo realizado más adelante.


Recientemente hemos leído que se terminaron las obras de la carretera N-352 en el tramo que va desde la rotonda de Arcos Quebrados, cerca de la barriada de La Almadraba, a la frontera. Una buena noticia que todos celebramos a distancia, por cuanto muchos ceutíes no pasan por esa zona, dado que las comunicaciones con Marruecos están suspendidas desde hace meses.

Sin embargo, es preciso hacer constar que las citadas obras se han llevado a cabo sin tener en cuenta por lo visto que, para acceder a esa renovada carretera, es necesario atravesar la barriada de la Almadraba, zona sin control, que actuará de embudo, haciendo inservible todo el esfuerzo realizado más adelante. Porque lo lógico es hacer las obras sin dejar obstáculos intermedios.

Ya en octubre de 2014 y en un artículo titulado La Almadraba y el PGOU escribía es evidente que, en el momento actual, la parte marroquí al otro lado de la frontera parece el país desarrollado y europeo, mientras que la zona española se puede identificar como la de un Estado en vías de desarrollo. En Marruecos el tráfico se canaliza a través de dos modernas autovías, ambas conectadas con autopistas independientes, una a Tánger y otra a Tetuán y complementadas por un Paso Fronterizo dotado de múltiples calles de acceso que terminan en el embudo de la zona deprimida y degradada perteneciente a España y donde, por cierto, ondea también la bandera de la Unión Europea. Después, al entrar en Ceuta, el viajero se encuentra con una carretera insuficiente y más allá, en La Almadraba, un barrio descontrolado que necesita urgentemente una reforma. Este comentario sigue vigente en parte después de seis años porque, tras entrar en España y la Unión Europea por un recorrido renovado, el viajero volverá a encontrarse con la degradada zona de La Almadraba. Incluso, una Senadora por Ceuta calificó esta carretera de obsoleta, deficiente y decadente

Y en aquella fecha de 2014, añadía en el mismo artículo que las autoridades, aunque tarde, se han dado cuenta por fin de esta insostenible situación y van a tomar algunas medidas al respecto. Una de ellas, desdoblar la carretera nacional de acceso a la frontera que es manifiestamente insuficiente, de un solo carril en cada sentido y que provoca continuamente atascos e imposibilidad de llegar incluso al hospital en algunas ocasiones o a determinados barrios y zonas altas. Para llevar a cabo el proyecto, según informaciones de prensa, se ha previsto una cifra importante con objeto de indemnizar, mediante acuerdo, a los afectados por las expropiaciones. Sin embargo, la Ciudad Autónoma debería hacer otro tanto con La Almadraba y actuar con visión estratégica del problema, dotando a esta zona con urgencia de los servicios correspondientes que prestigien esta importante área de acceso a Ceuta.

Bien, pues transcurridos tantos años seguimos igual con el agravante de que hemos hecho una costosa inversión en la N-352 para nada, porque el embudo de La Almadraba seguirá vigente. Pero es que el área de la llamada Colonia Romeu estaba sujeta, en el viejo PGOU de 1992, a un Estudio de Detalle que se sustituyó por el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) PR-6 de iniciativa pública que, aprobado por el Pleno el 9 de mayo de 1994, nunca se llevó a cabo en los 20 años transcurridos (sic). Por ello, no podían autorizarse obras en la zona hasta que se pusiera en marcha ese PERI. A los ilusos que solicitaban licencias para arreglar su casa o reconstruir lo inutilizado, se les denegaba con la excusa de ese PERI que nunca llegó. Esto ha supuesto que La Almadraba se ha convertido en tierra de nadie, donde las obras se realizan sin orden ni concierto, mientras la carretera aparece colapsada cuando hay tráfico, lo que afecta también a una institución tan importante como el Hospital Universitario.


Transcurridos tantos años seguimos igual con el agravante de que hemos hecho una costosa inversión en la N-352 para nada


Y últimamente aparecieron noticias relativas a una posible ampliación de la carretera por la Colonia Romeu ganándole terreno al mar (sic). Con esta excusa, se anunciaron nuevos estudios que pueden prolongar el problema durante mucho tiempo. Lo que algunos parecen ignorar es que desde 1976 se vienen haciendo gestiones para construir un aeropuerto afectando la costa norte, ganándole terreno al mar desde Calamocarro hacia Benítez. Sobre todo en el último caso, siendo Delegado del Gobierno Manuel Peláez, se opusieron tajantemente las asociaciones ecologistas de entonces e incluso las propias asociaciones empresariales. El argumento unánime era que las playas no pueden alterarse por un proyecto que tiene otras soluciones más lógicas.

Así, todo depende por lo visto de un acuerdo Ministerio de Fomento-Ciudad Autónoma que, según informaciones de prensa, en febrero del año pasado parecía que era inminente y que todavía no existe, ni se le espera. Y aunque se descarte la solución de actuar sobre la costa, teniendo en cuenta que en Ceuta los asuntos importantes muchas veces se pudren sin realizarse, asistiremos una vez más a la escena de caravanas de coches detenidos en el embudo de La Almadraba, también para que el visitante compruebe, de paso, un barrio abandonado e impresentable por la incapacidad de las sucesivas Administraciones para llegar a un acuerdo.

FUNDACIÓN INTERSERVICIOS

Paseo del Revellín, 7 2º

51001 CEUTA

fundacioniceuta@inter-servicios.org