Marruecos opina sobre Ceuta

Autor: José María Campos. Publicado en "El Faro de Ceuta" el 9 de junio de 2020

Según publica la prensa nacional estos días con informaciones que provienen de Marruecos, éste país parece haber decidido por su cuenta cual debe ser el futuro de Ceuta. Según las citadas informaciones, se instalarán controles estrictos en la frontera de Bab Sebta de forma que el porteo de mercancías que para el vecino del sur es contrabando, se termine.


Como alternativa a los empresarios ceutíes que se dedicaban a este negocio, les ofrecen vender sus existencias pasando por Algeciras a Tánger o bien invertir en la Zona Franca de Fnideq (Castillejos), ya en construcción. A estas instalaciones ya me referí el 31 de agosto de 2001, en un artículo en El Faro de Ceuta titulado Las zonas francas marroquíes. En definitiva, se trata de un viejo proyecto para dar medio de vida controlado a las miles de familias que vivían del citado porteo desde Ceuta.


Aclarado este punto de la clausura del comercio transfronterizo, Marruecos pretende, siempre según informaciones en este caso del digital El Español, que Ceuta se convierta en una ciudad turística complementaria de la llamada Tamuda Bay, ese complejo que se extiende desde Fnideq (Castillejos) hasta Martil (Río Martín), lleno de hoteles, restaurantes, campos de golf y otras instalaciones de calidad. La idílica zona está necesitada de un complemento para que sus residentes puedan hacer excursiones diferentes y, por lo visto, se han dado cuenta que Ceuta puede complementar su Tamuda Bay con visitantes en temporada baja y, además, servir de paso a turistas que lleguen de la Península para viajar por Marruecos. Y ello sin contar con que los marroquíes residentes en el exterior, puedan utilizar el puerto de Ceuta como complemento al de Tánger que a veces se colapsa.


También informaciones de prensa anuncian que Marruecos no aceptará que Ceuta intente negociar un cambio en el Tratado de Schengen, temerario e improvisado anuncio que se hizo desde Ceuta con el slogan de tinte político, anunciando que se quería ser más Europa. La redacción actual del Tratado de Schengen y su Acta final, permite a los residentes de la provincia de Tetuán visitar Ceuta sin visado y si, eliminado el porteo, vienen a comprar en las tiendas, comer en los restaurantes y disfrutar de la ciudad, no parece existir ningún perjuicio en ello, sino todo lo contrario.


La amenaza –siempre según la prensa- viene a continuación, al añadir que si Ceuta no acepta ese papel de ciudad turística al norte de Marruecos, renunciando a cambios en el Tratado de Schengen, éste país procederá a su total bloqueo convirtiéndola en una plaza militar como los peñones de Vélez o Alhucemas. Estas advertencias siempre son molestas y derivarían a Ceuta hacia la Unión Europea, el Tratado de Schengen y un modelo económico gibraltareño, pero debemos centrarnos en la positiva propuesta marroquí antes descrita, en vez de considerar las citadas amenazas.


Marruecos suele ver solo la parte negativa de lo que aporta Ceuta y así no ha tenido en cuenta nunca la asistencia sanitaria de esta ciudad a miles de marroquíes, ni la estancia con alto costo de decenas de menores abandonados por su propio país, ni las divisas que entran gracias al trabajo transfronterizo y, ahora, parece ignorar también la gran baza que tiene España que es la Operación Paso del Estrecho, ese movimiento masivo de marroquíes que reciben todo tipo de atenciones a lo largo y ancho de la Península y por la que se movilizan muchos medios también en Algeciras, para que los emigrantes lleguen rápidamente a sus domicilios en el país magrebí.


De todas formas, si Ceuta se convierte en una ciudad turística para los residentes en Tamuda Bay, en toda la provincia de Tetuán y, además, en paso de viajeros hacia Marruecos a través de una frontera fluida que mejore la imagen de este país y del nuestro, el resultado puede ser muy positivo. Y si además el vecino del sur ofrece a los empresarios mayoristas una salida a través de Tánger o de la Zona Franca de Fnideq, el panorama no es del todo negativo como algunos pretenden. Aunque ilusoria parece la idea de que las mercancías entren por el puerto de Tanger Med sin aranceles a la importación ni IVA hasta la Zona Franca de Fnideq y una vez allí, sean vendidas en las condiciones de Ceuta a los porteadores para abastecer el Norte de Marruecos. Y todo con el fin de dar trabajo a esos miles de porteadores que antes vivían de Ceuta.


Y nuestra ciudad debe dedicarse de una vez a potenciar el turismo peninsular, sobre todo de la Costa del Sol y del norte de Marruecos, mediante un Plan Estratégico estudiado por especialistas independientes que contemple también la llegada de embarcaciones de recreo, negocio no desarrollado hasta ahora. Además, ese Plan concluirá seguramente también en que es necesario mejorar las relaciones fronterizas y quizás se logre en reuniones informales, lo que no se consigue en conferencias oficiales imposibles, por la posición de Marruecos respecto a Ceuta.


Además, deberíamos preguntarnos por qué Ceuta ha dejado de ser un puerto pesquero de primer orden como lo era antes, ya que, con la situación privilegiada de la ciudad rodeada de mar por todas partes, parece un contrasentido que compremos el pescado fuera y los barcos europeos no lleguen masivamente para abastecerse en Ceuta. Algo está fallando al no estar integrados en la Política de Pesca Común de la Unión Europea o quizás influyan otras circunstancias que se pueden estudiar.


Y todo expuesto con el riesgo de que Marruecos persiga en realidad otro objetivo más ambicioso y las citadas medidas sean en realidad una cortina de humo.


En detalle

Marruecos pretende, siempre según informaciones en este caso del digital El Español, que Ceuta se convierta en una ciudad turística complementaria de la llamada Tamuda Bay, ese complejo que se extiende desde Fnideq (Castillejos) hasta Martil (Río Martín), lleno de hoteles, restaurantes, campos de golf y otras instalaciones de calidad.


Plan estratégico. Nuestra ciudad debe dedicarse de una vez a potenciar el turismo peninsular, sobre todo de la Costa del Sol y del norte de Marruecos, mediante un Plan Estratégico estudiado por especialistas independientes que contemple también la llegada de embarcaciones de recreo, negocio no desarrollado hasta ahora

FUNDACIÓN INTERSERVICIOS

Paseo del Revellín, 7 2º

51001 CEUTA

fundacioniceuta@inter-servicios.org