Melilla se adelanta


El panorama actual de Ceuta es desolador, con tiendas cerradas y la moral muy baja al coincidir pandemia y crisis fronteriza. La zona norte de Marruecos está peor porque ese país ha tomado decisiones que perjudican más a sus propios ciudadanos que a los ceutíes, entre los que existe una alta participación de funcionarios que facilitan al menos un aporte económico seguro. Sin embargo, en Castillejos (Fnideq) y alrededores, la situación es angustiosa para los porteadores en paro y también respecto a los trabajadores transfronterizos que antes trabajaban legalmente en Ceuta.

Eso es ahora, pero es que desde 1995 venimos repitiendo que Ceuta necesita un Plan Estratégico que decida de forma consensuada entre todos los colectivos ciudadanos, empresariales, políticos y sindicales, cual es el futuro que queremos para la ciudad, la forma de llevar a cabo las iniciativas que se decidan y la manera de reaccionar en una situación como la actual. No se trata de documentos redactados por asesores que terminan guardados en un cajón, sino de establecer el camino a seguir durante varios años, con compromiso de renovación constante y debatido entre los ceutíes.

Pero Ceuta continúa con reuniones sectoriales, discusiones, contratos de asesoramiento parcial y proyectos, pero no ha decidido poner en marcha ese Plan que marcaría el rumbo en el futuro. Sin embargo, Melilla ha puesto en marcha este proyecto explicando que su Plan Estratégico 2020-2029 “va a tratar de responder a la necesidad de la Ciudad de Melilla de adentrarse en el futuro. Así mismo, y dado que por definición un plan estratégico debe ser el resultado de un proceso abierto y participativo en el que todas las organizaciones y personas interesadas puedan participar, el producto del Plan debe servir para responder a las siguientes preguntas. ¿Hacia dónde queremos ir? ¿Qué Melilla queremos para el futuro? ¿En qué van a ganarse la vida nuestros ciudadanos? ¿Vamos a ser ambiciosos y pensar a lo grande o queremos ser débiles y dependientes?”

Por ello, la ciudad hermana, adjudicó el Concurso a la consultora que solo debe coordinar las acciones y en estos momentos, como paso previo, se celebraron de forma telemática unas Jornadas de lanzamiento del citado Plan Estratégico de Melilla 2020-2029 que han resultado muy interesantes, a cargo de destacados especialistas de toda España.

Comenzaron el 23 de noviembre pasado estudiando el Ámbito y las posibilidades de un Plan Estratégico, seguido del caso de éxito del Plan Estratégico de Málaga, tema que ya abordó el Instituto de Estudios Ceutíes dos meses antes. Y el 25 de noviembre se presentó oficialmente el citado Plan Estratégico de Melilla 2020-2029.

Con posterioridad, las Jornadas fueron refiriéndose a diversos temas como la Unión Aduanera; la mejora del Régimen económico-fiscal de Melilla con referencia al IPSI y otras medidas fiscales; el desarrollo del entorno fronterizo, en el que intervino por cierto el periodista y escritor Ignacio Cembrero que ya estuvo en Ceuta invitado también por el Instituto de Estudios Ceutíes nueve meses antes. Siguieron las alternativas al comercio transfronterizo y entre ellas, el turismo, la mejora del aeropuerto y también una iniciativa que fracasó en Ceuta como las Reglas de Origen y su posible modificación, junto a otras como Creación de una Zona Especial Melilla, similar a la canaria, asunto ya tratado por el Instituto de Estudios Ceutíes.

Y en Enero de 2021, las Jornadas melillenses abordaron temas tan interesantes como Reformas de la Administración; líneas básicas del nuevo PGOU o retos educativos y culturales de Melilla, para cerrarlas el 22 de enero de 2021 con las Conclusiones correspondientes.


Como una UTE de dos consultoras ganó el Concurso Público que se convocó por 250.000.- euros para Asistencia técnica para la elaboración de un plan estratégico de la Ciudad de Melilla 2020-2029, quiere decir que enseguida comenzará el debate ciudadano, abierto sobre las medidas a tomar en todos los campos y Melilla contará, de esta forma, con una hoja de ruta consensuada por diez años, con posibilidades de actualización y todo ello contando con financiación de la Unión Europea que se tramitará en su momento, cumpliendo las formalidades que ya se han previsto

No cabe duda que las principales ciudades de España cuentan ya o bien lo están poniendo en marcha con planes o iniciativas que aseguran un futuro y facilitan a los ciudadanos las expectativas y posibilidades de desarrollo. Es el caso de Almería que ha presentado su Plan Estratégico 2030 con el objetivo de convertirla en una ciudad cada vez más atractiva para vivir, para trabajar, para aprender y emprender.

Es evidente que Melilla tomó la decisión adecuada contando además con la participación del conjunto de los ciudadanos, en vez de elaborar documentos internos que desde luego no están adaptados a los tiempos ni contemplan todas las posibilidades de desarrollo. Y en Ceuta, teniendo en cuenta que han cambiado las circunstancias con la supresión del comercio transfronterizo y las dudas sobre si continuará llegando el turismo desde Marruecos a visitar la ciudad y hacer compras, no cabe duda que se necesita una estrategia de actuación que prevea todas las circunstancias descritas, pero también la totalidad de las posibilidades.