Sobre el edificio El Coloso y algunos antecedentes


No sabemos si es una noticia falsa para que los ceutíes podamos distraernos estos días de tantas preocupaciones, pero lo cierto es que apareció en las redes sociales un video anónimo sobre la posible construcción de cierto edificio de tres cubos (sic) para albergar oficinas tecnológicas. Otro para un centro comercial y de ocio, cubierto por un tercero para hotel de cinco estrellas. Es curioso que se cite en el citado video el término plan estratégico, porque sale a colación el caso de Málaga, donde primero se redactó un Plan Estratégico consensuado con los ciudadanos y después se llevó a cabo el apoyo tecnológico, la implantación de museos e incluso últimamente un hotel de cinco estrellas, pero no al revés como se pretende en el caso del Coloso de Ceuta.

Sin embargo, aunque en principio no parece asumible un edificio como este en una ciudad como Ceuta, lo primero que debemos preguntarnos es quién haría la inversión y si existe un plan de negocio. He participado en estudios similares de varias grandes empresas que han invertido en Ceuta y lo primero que se hizo fue estudiar si el proyecto era viable y rentable, para seguidamente dejar previsto el uso de los inmuebles proyectados en caso de que el negocio no prosperara en el tiempo.


Porque un centro comercial para 80.000 habitantes, varias plantas de oficinas existiendo espacios libres para este fin y un hotel de igual tamaño y cinco estrellas, cuando lo que se necesitaría en todo caso es uno de tres estrellas con ayudas públicas para reformar los existentes parece que, dados los escasos visitantes de la Península y el cierre de la frontera, no resulta desde luego un proyecto viable en principio. Por eso sería básico saber quién haría la inversión real en el Coloso para que no participen las Administraciones Públicas ni las ayudas que estén destinadas a Ceuta, con objeto que al final no carguen con la inversión y el riesgo de la misma, los residentes de esta ciudad que bastante tienen.

Además, hay que preguntarse si esos posibles empresarios tecnológicos que vendrían a Ceuta a iniciar nuevos negocios, realizarían inversiones concretas y visibles al llegar, como las grandes compañías de distribución que se instalaron en su día y que crearon además empleo en número muy significativo, soportando en la actualidad como el resto de los empresarios locales no solo la pandemia, sino la actitud económicamente agresiva de Marruecos.



Y respecto al uso del edificio, si fracasa el proyectos como fracasaron anteriormente la piscifactoría, las reglas de origen, el arrendamiento de embarcaciones deportivas y otros, ya tenemos el ejemplo de la Manzana del Revellín, construida por la Ciudad Autónoma sin previsiones de futuro y con una larga historia de misterios en las inversiones, lo que ha conducido a un edificio utilizado solo en parte que, ante la falta de uso, debió ser habilitado como oficinas, otra gran zona simplemente cerrada y una enorme plaza tan oculta que no es casi visitada por los ciudadanos, todo ello con presupuesto, según informaciones de prensa, de casi 400.000.- euros anuales de mantenimiento, más de 1.000.- euros diarios.

Y aparte de los problemas constructivos en una ciudad que no puede permitirse edificios de grandes alturas y que ni siquiera tiene política urbanística desde hace lustros, el propio video de presentación adolece de varias inexactitudes que demuestran la autoría externa a Ceuta del invento. Así, es preciso aclarar en primer lugar y por enésima vez, que Ceuta no es un enclave como se afirma en el citado video, porque Marruecos no la rodea completamente. Después que el impuesto local llamado IPSI no es del 0,5% (eso quisieran los empresarios locales) sino que puede llegar nada menos que al 10%, y además no es desgravable como el IVA. Y por otro lado, cuando dicen que se paga un 8.5% a la Seguridad Social, no es exacto porque lo que existe es un 50% de bonificación solo en contingencias comunes.

Esperemos que este proyecto se presente con inversores privados nacionales o internacionales perfectamente identificados y que, dentro de la mayor transparencia, aporten un edificio reutilizable e integrado en el paisaje, para que el conjunto traiga a Ceuta prosperidad y empleo.